Sin imagen

La insoportable levedad del Ser (humano)

5 junio, 2015 Luis Miguel Artabe 1

Por aquí os dejo una columna de opnión mía publicada el 23 de mayo en el Diario.es. Espero que os guste!!!! La mayoría de nuestros días vivimos perseguidos por un estresante maremoto maniacodepresivo del que nos es muy difícil escapar. El maravilloso mundo de las Nuevas Tecnologías, lo llaman. Y aunque (efectivamente) este ente tiene muchos efectos beneficiosos, las cadenas con las que estamos atados a su sabor nos impiden degustar las cosas con la […]

Sin imagen

La máquina del tiempo social

9 abril, 2013 Luis Miguel Artabe 1

Hoy me he sentado a escribir por el puro placer de hacerlo, de sentir mis manos conectadas con lo más profundo de mi mente, de mi averno. Sin querer decir nada concreto he aporreado mi viejo teclado mientras me observaba con condescendencia la pared blanca que me vigila cada vez que lo hago. Siempre la misma cara de póker… prisión y océano de mi imaginación. Sin quererlo, miles de frenéticas imágenes se han proyectado ante […]

Sin imagen

Érase una vez… nuestro dinero

26 noviembre, 2012 Luis Miguel Artabe 0

Érase una vez un aeropuerto en el que nadie aterrizó. Érase una vez una tarjeta de crédito con la que se pagaron prostitutas y cocaína. Érase una vez un viaje de “representación”. Érase una vez una comida en horas de trabajo. Érase una vez un piso con cocinera y damas de compañía. Érase una vez una línea de teléfono personal. Érase una vez un primo que fue contratado en una empresa pública. Érase una vez […]

Sin imagen

¿Qué le vamos a hacer?

15 diciembre, 2011 Luis Miguel Artabe 1

DESTINO: ¿Qué tal va el día? @LMARTABE: Bien, la verdad. Por ahora bien. DESTINO: ¿Y eso? @LMARTABE: Pues mira, me he levanto esta mañana a las 7.30 hora española. Bueno, todo lo española que pueda ser una hora. Y no porque el Estado tenga una gripe congénita que no se quita ni con heroicos antibióticos, lo digo por lo irracional de darle a un estado la posesión de una hora. FILÓSOFO: Atónito. UNOQUEPASABA: Madre mía. […]