Una explicación para Bohemian Rhapsody

Mucho se habla estos días sobre el significado de la canción de Queen, Bohemian Rhapsody. Yo os propongo una obra de teatro en dos actos para intentar mostraros el que para mí -y no sólo para mí- es su significado.

Antes de leer esta esta obra debemos de saber quiénes son sus principales personajes: Farrokh Bulsara (el nombre real de Freddie Mercury), el propio Freddie y su novia en aquel momento, Mary Austin. También aparecen un personaje de la comedia del arte italiana (Scaramouche), Galileo Galilei, el barbero de Sevilla (Fígaro), Belcebú (un demonio) y Bismillah (que significa en el nombre de Alá).

En mi opinión, esta grandísima canción, no es otra cosa que una lucha entre un chico que debe seguir las normas morales de una sociedad y de una familia muy tradicionales y un chico que quiere salir del armario. Espero que os guste.

 

Bohemian Rapsody

ACTO I

Sube el telón. Freddie está prácticamente a oscuras en el escenario. Tan solo la luz de una vela nos deja intuir su silueta. En su mano tiene la foto de su novia, Mary. Se oyen unos llantos de mujer que rápidamente son apagados por el sonido del viento.

FREDDIE: ¿Estoy despierto? ¿Estoy dormido? Estas tinieblas que me encadenan, me impiden saber si estoy en el mundo real o si tan solo soy la terrible pesadilla de algún ángel caído. Tengo la sensación de que llevo toda mi vida encerrado aquí. No puedo escapar de este hedor, de este mundo sin aire en el que vivo.

Freddie traga un poco de saliva y mira hacia el cielo.

FREDDIE: Lo cierto es que aquí estoy, mirando a la oscuridad como un pobre chico, como un pobre chico, como un pobre chico…

Mis pensamientos rebotan en mi cabeza cada vez más rápido y me observo a mí mismo como si mis ojos cabalgase sobre un buitre que sobrevuela en círculos mi cuerpo; pobre infeliz, ¡qué pequeño parezco!

Freddie mira al público.

FREDDIE: Pero soy normal, ¡os lo juro!; ni alto ni bajo, tan sólo un chico normal, efímero… que desaparecerá en el viento, como todos… en el viento.

FARROKH (aún fuera de escena): ¡Pobre!

FREDDIE: ¡No! ¡No tengas compasión de mí! Por favor, ¡no! Al final, nada importa. La incomprensión, el suplicio, las mentiras… en este mundo de tinieblas, nada importa.

Suena un disparo. Freddie cae al suelo y la foto de Mary resbala de su mano. Está herido de muerte. En la escena entra otro personaje. Farrokh. Tiene un revólver humeante en la mano. Mira al público. Farrokh recoge la foto del suelo.

FARROKH: Querida Mary, oh mi vida… ¿puedes ver al hombre que está junto a mí? Le acabo de matar… tenía que hacerlo. Es la única manera de que tú yo yo podamos estar juntos.

Farrokh vuelve a mirar a Freddy.

FARROKH: Bueno, aún agoniza, pero ¡lo he matado! ¿Lo ves? Todo lo que podría ser, todo su futuro… ahora todo… todo está muerto. Ahora podemos pensar en nosotros.

Freddie intenta incorporarse mientras lucha contra el tiempo que le queda. Se oyen otra vez los llantos de una mujer.

FREDDIE: Mary, no llores, por favor, no llores. Tienes que seguir como si nada importara, como si nada hubiera pasado. No creo que pueda escapar de la muerte. Mary… ¡¡Mary!!

Freddie vuelve a caer al suelo y comienza a hablar en voz muy baja, de manera casi imperceptible -mirando a la foto de Mary-. Farrokh observa impertérrito toda la escena.

FREDDIE: Mary, es demasiado tarde, me estoy muriendo. Me duele todo el cuerpo, tengo un gélido escalofrío en mi espalda… es hora de irme. Me muero, Mary. Aunque no lo creas, yo también te quiero. Eres mi amiga, mi alma, yo también te necesito, aunque de otra manera. Ahora debo marcharme para nunca volver, tengo que volar y dejarlo todo atrás. Ya no siento el sol en mi cara, ni el olor del viento. ¡No quiero irme de tu lado, mi amor! No quiero morir y, al mismo tiempo, preferiría no haber nacido.

Freddie cierra los ojos y el viento apaga la vela.

El escenario se queda a oscuras.

Silencio.

ACTO II

Una luz roja ilumina tenuemente la escena. 

Hay ruidos de cadenas y de gritos lejanos. Estamos en el infierno.

Una tormenta terrible con relámpagos y truenos nos deja ver la silueta de un hombre.

FREDDIE: ¿Qué hago aquí? ¿Dónde estoy? ¿Qué es este lugar?

Freddie mira a su alrededor. Rápidamente, se da cuenta dónde está. Con este movimiento, se ilumina un poco más el escenario. En el suelo hay un personaje ataviado como los actores de la comedia del arte italiana.

FREDDIE: Amigo, ¿estás bien? ¿Qué hace un personaje de comedia en un lugar como este?

SCARAMOUCHE: Aunque yo sea un personaje de comedia, no te confundas, esta obra es una tragedia.

Un relámpago nos permite ver que junto a FREDDIE hay otros dos personajes que permanecen en silencio.

FREDDIE: Madre mía, ¡qué susto me habéis dado! ¿Quiénes sois?

LOS DOS PERSONAJES A CORO: ¡Nadie!

FREDDDIE: No, no, no sois nadie. ¡Os conozco! Tú eres Galileo, el genio condenado por decir la verdad sobre el universo y tú… ummm… esas tijeras que llevas para cortar el pelo… ¡eres un barbero! Tú eres Fígaro. Fígaro, ¡Fígaro!

Se oye un ruido. De repente, Scaramouche, Galileo y Fígaro miran hacia la derecha del escenario y salen corriendo en dirección contraria.

FREDDIE: ¿Por qué corréis? ¡No me dejéis solo!

Un demonio entra en escena por la derecha. Freddie está aterrado.

FREDDIE: Oh Dios, por favor, no me hagas daño.

No hay respuesta. El demonio avanza lentamente hacia Freddie.

FREDDIE: No me hagas daño, sólo soy un triste chico, de una familia pobre. Sólo soy un chico diferente. 

DEMONIO: No Freddie, no eres diferente. Eres un hombre con un defecto, con una monstruosidad que nadie de ahí fuera entiende.

FREDDIE: No… ¡no! ¡Sólo quiere ser yo! ¡Por favor, déjame marchar!

DEMONIO: ¡No!

FREDDIE: En el nombre del Dios de mis padres, déjame marchar.

DEMONIO: Precisamente, debido al nombre del Dios de tus padres, ¡¡no, no te dejaré marchar!!

FREDDIE: Déjame marchar, en el nombre de Dios.

DEMONIO: No, no, no, no, no, no, no, no, ¡no!

FREDDIE: Por favor… sólo quiero irme y desaparecer. Farrokh me ha matado. Él sólo quiere ser normal y yo soy un lastre para él. Por favor, sólo quiero seguir mi camino. Soy muy poca cosa para un demonio como tú. Déjame marchar.

DEMONIO: ¿No lo entiendes? ¡No puedo dejarte marchar!

FREDDIE: ¿Por qué?

DEMONIO: Porque nuestros destinos están unidos. Freddy, si tú te vas, yo quedaré condenado para siempre en este lugar.

FREDDIE: Te lo ruego, deja que me marche.

DEMONIO: No puedo y… aunque no te lo creas… es lo que más deseo. Freddie, te odio. Freddie, te quiero.

El demonio mira fijamente a Freddie y, tras una pausa dramática, se arranca la cara poco a poco (es una máscara). Vemos que tras una máscara se esconde Farrokh. Freddie no entiende nada y explota.

FREDDIE: ¿Pero qué me estás diciendo? ¡Déjame en paz! ¿Crees que puedes venir aquí, decirme lo que quieres y escupirme  en la cara? ¿Crees que puedes decir que me quieres después de matarme impunemente?

FARROKH: ¿No lo entiendes, verdad? ¡¡Los dos somos la misma persona!! Y la única manera de que yo pueda seguir siendo normal es que tú mueras. 

Tras una pausa, Farrokh se queda cabizbajo.

FARROKH: Pero, a la vez, si tú mueres yo permaneceré condenado en un infierno social que me está matando.

Freddie boquiabierto no sabe bien qué decir.

FARROKH: Freddy, te he intentado matar muchas veces pero tú eres más poderoso que yo. En realidad, estoy muerto desde el primer momento que pensaste que tu felicidad no nos incluía a mí y a Mary. Ni la sociedad ni yo tenemos ya poder sobre ti.

FREDDIE: Lo siento, lo siento de veras. Sólo quiero ser libre.

Freddie saca del bolsillo la foto de Mary y llora. Farrokh lo mira y también llora.

FREDDIE: Mary, de verdad. Lo siento. No puedo seguir con esta obra por más tiempo. No puedo.

Se oyen unos sollozos lejanos de mujer.

FREDDIE: Siento hacerte daño, cariño, pero en realidad ya nada importa. De verdad. Nada. Nada. En realidad, ¿a quién le importa mi vida?

El viento vuelve a soplar y mata poco a poco los sollozos de todos los personajes.

Telón.

Sobre Luis Miguel Artabe 337 Artículos
Periodista, profesor, psicólogo de masas y #CommunityChamán. Como no me gusta la realidad me invento otra. Si vas contracorriente, soy tu salmón.

Sé el primero en comentar

¿Quieres comentar algo?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.