Twitter, Facebook, humor negro y Educación

Sin duda, es la noticia candente del fin de semana. El Trending Topic que dirían los modernos. Tweets muy desafortunados + Mal uso de las redes sociales + Palabras fuera de contexto + 4 años de diferencia + Cortina de humo + Campaña orquestada + Cabeza de turco + “Ojiplaticismo” social = Dimisión.

Guillermo Zapata ha dimitido

Para mí, una gran parte de este problema se debe a que nadie nos ha enseñado a manejar las Redes Sociales, lo mismo que no nos han enseñado a leer imágenes en la Era Audiovisual (quizá es que no interese). Por esto, creo que lo primero en lo que deberíamos pensar es que los tweets (los mensajes de 140 carcteres en Twitter) están aislados los unos de los otros y, por lo tanto, lo más normal es descontextualizarlos (sobretodo, si ya han pasado más de 4 años desde su publicación y tenemos la insana intención de enmerdar como sea el triunfo del rival).

Del mismo modo, deberíamos diferenciar entre Twitter y Facebook puesto que son dos redes sociales completamente diferentes. Lo que hacemos en nuestro perfil de Facbook (además de fardar de lo divertida que es nuestra vida) es compartir información personal y opiniones con nuestros amigos, como haríamos en una comida con ellos. Por el contrario, no nos fijamos en que Twitter es diferente porque es un espacio público.

Y ahí aparece el problema: muchas veces no nos lo parece. Estamos escribiendo desde el salón de nuestra casa y pasamos de una red a otra y pensamos que podemos hacer bromas e ironías sobre todo (creyendo ilusamente que todo el mundo las va a entender porque nos conoce y sabe de qué estamos hablando).

Mi caso particular

No conozco a Guillermo Zapata. No sé si es una buena persona o no. No sé si es un político competente o no. Lo único que sé de él es el contenido de 5 frases. Y, con ellas en la mano, no tiene salvación (como no la tendríamos ninguno). Es lo que han conseguido los medios con la caricatura que han hecho de su personaje.

Llegados a este punto, he de deciros que yo he escrito mas de 11.000 tweets en Twitter y que estoy seguro de que si quisieran orquestar una campaña contra mí lo podrían hacer sin problemas. Probablemente, con media docena de ellos conseguirían perfilarme como un indeseable. Soy irreverente, contestatario, irónico y surrealista; fórmula perfecta para acabar “purificado” por las llamas en un Auto de Fe de la Santa Inquisición.

Lo que trato de deciros es que cinco tweets, por muy deleznables que sean o por mucho que estén tratando de defender a un conocido (como parece ser que estaba haciendo Zapata con Nacho Vigalondo hace 4 años), no definen a un personaje en la actualidad. Lo mismo que muchas de las cosas que escribimos en las redes sociales (descontextualizadas) no pueden ser consideradas máximas de nuestro pensamiento.

zapataCortina de Humo

Es paradigmático, al mismo tiempo, que no estemos hablando de los miles de ayuntamientos que ha perdido el PP este fin de semana o de la ilusión que ha generado el cambio en las principales ciudades de este país, no; llevamos tres días hablando de algo sucedido hace 4 años cuando este chico no era más que un anónimo guionista.

Una vez más, algunos han conseguido que nos quedemos mirando al dedo de unos lamentables chistes (lamentables de verdad) mientras pasan por alto la luna de los casos de corrupción, la de los concejales fotografiados en el Valle de los Caídos con un brazo extendido y una bandera franquista,  la de las declaraciones machistas de algún comisario europeo o la de las palabras de un portavoz político que ha afirmado desde la política cosas como que “algunos se han acordado de su padre enterrado sólo cuando ha habido subvenciones.”

Y ahí no hay dimisiones.

Como conclusión, sólo puedo deciros que es muy fácil matar al mensajero porque todos tenemos cosas que no hemos hecho bien en nuestro pasado, incluso, aunque nuestras intenciones fueran buenas. Nos equivocamos, caemos y nos volvemos a levantar. Eso es la vida. Desprestigiar un trabajo disparando contra la persona que lo realiza es lo más habitual en las sociedades modernas (un buen número de periodistas malditos pueden atestiguarlo).

No sé si el señor Zapata tendría que haber dimitido o si el tamaño del fuego justifica la humareda que se ha generado. Sinceramente, no lo sé. Lo que me parece claro es que necesitamos educarnos en las nuevas tecnologías de la comunicación como escritores/lectores porque nuestros planes de estudio se están quedando muy desactualizados. Pretenden que pilotemos un fórmula 1 cuando nadie se ha molestado en enseñarnos a montar en bicicleta.

 

PD: Tweets como estos (así de lamentables) son los que han generado la polémica.:

– “¿Cómo meterías a cinco millones de judíos en un 600? En el cenicero”

– “Han tenido que cerrar el cementerio de Alcaser para que no vaya Irene Villa a por repuestos”

– “#Rescateficción Rajoy promete resucitar la economía y a Marta del Castillo”

– “Amigos, @lulm noslee desde el Estado de Israel, que no se sabe para qué necesita tanto espacio si cada persona ocupa un montón de ceniza”.

PDII: Zapata ha pedido radicalmente perdón por ellos y ha asegurado que están sacados de contexto y que se debieron a una campaña que hubo hace años contra Nacho Vigalondo por un chiste parecido. La propia Irene Villa ha dicho que no se siente ofendida por este texto y ha bromeado con que ella es “una mujer explosiva”.

Sobre Luis Miguel Artabe 337 Artículos
Periodista, profesor, psicólogo de masas y #CommunityChamán. Como no me gusta la realidad me invento otra. Si vas contracorriente, soy tu salmón.

2 Comentarios

  1. No se si este señor tendría que dimitir o no, la verdad, pero si se lo que yo haría. Sería incapaz de hacer bromas con estos temas. Seré muy rara, pero cuando los leo me duelen. Lo escribo aquí porque se, que a pesar de tu artículo fantásticamente escrito, vas a aceptar que mi opinión sea diferente. Y fíjate…yo me río de mi misma, soy muy crítica y me considero una persona con sentido del humor, pero con el dolor ajeno no se me ocurre…es que no puedo…se me hace un nudo en la garganta y no puedo…En fin, en mis sentimientos solo mando yo. Un saludo afectuoso Luis Miguel

¿Quieres comentar algo?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.