El “detalle histórico” de Jean Marie Le Pen

Para el señor Jean Marie Le Pen, las cámaras de gas de la Segunda Guerra Mundial (que llevaron a la muerte sólo en Auschwitz-Birkenau a más de un millón de seres humanos) son un “detalle historico“. Pues, querid@s amig@s, le voy a dedicar éste relato de uno de esos detalles históricos sin importancia (para él).

 

Una vez se cerraba la puerta de las duchas, todos los prisioneros esperaban unos instantes a que el agua saliese de las alcachofas del techo. Desnudos, cansados, desnutridos… esperaban. Sin embargo, en su lugar, el gas Zyiklón B entraba en la estancia bombeado desde el exterior. Jacob, la pequeña Sarah, David, la joven Ruth, Abraham… a todos se les había dicho que entraran allí para ser desparasitados, a todos se les ha dicho que serían trasladados a campos de trabajo y a todos se les había mentido…
todos ellos morirían allí.
– “¡No puedo respirar!”, “¡Por el amor de Dios!”, “Mamá, ¿dónde estás?”, “¿Qué es lo que pasa?”, “Abrázate a mí, cariño”. En unos pocos minutos, la sensación de ahogo era superada por la esperpéntica pérdida del control de los esfínteres. Las víctimas, literalmente, se orinaban y se defecaban encima. El horror continuaba con los agónicos gritos de unas almas segadas por un mal que se había escapado del más oscuro compartimento de la caja de Pandora.
La escena se completaba con las mujeres menstruantes perdiendo sangre a borbotones por otro de los efectos del gas. Unos pocos minutos más y la inconsciencia salvadora llegaba. Entre 20 y 25 minutos después del inicio del “procesamiento de las unidades”  (como lo llamaban los miembros de las SS), llegaba la muerte.
Poco después, un grupo de judíos (que formaban los llamados sonderkommandos) entraban en la sala. Como desgraciados protagonistas de la tabla derecha de un tríptico de El Bosco, estos pobres hombres eran los encargados de sacar de allí en carretillas los cadáveres para tirarlos a una fosa común o para llevarlos a un horno crematorio.
gas judíos
Esto es lo que rememoramos estos días, 70 años después de la liberación del campo de concentración de Auschwitz-Birkenau por parte del ejército ruso. Esto es lo que mejor resume los 12 años de nazismo, estas son las barbaridades que somos capaces de cometer los seres (in)humanos y esto es lo que personajes tan despreciables como el señor Le Pen justifican. Menos de cinco años abierto, casi un millón y medio de víctimas; un suspiro (que no un “detalle”) en la Historia de la Humanidad…
pero un suspiro que no debemos ni justificar ni repetir ni olvidar.
Sobre Luis Miguel Artabe 337 Artículos
Periodista, profesor, psicólogo de masas y #CommunityChamán. Como no me gusta la realidad me invento otra. Si vas contracorriente, soy tu salmón.

2 Comentarios

  1. No hay palabras para describir el horror. Despojar a un ser humano de todo antes de aniquilarle de una de las formas mas terribles imaginadas. El espanto en estado puro. Aún sigue habiendo gente que dice que aquello nunca ocurrió…y después ha habido otros genocidios porque el hombre, a veces, se comporta como un lobo con el hombre…

¿Quieres comentar algo?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.