Un instante de la Historia de Irlanda del Norte

De vez en cuando me gusta analizar e imaginar las historias que hay detrás de las fotografías. Al igual que en otras ocasiones, no conozco nada más que el nombre del autor de esta instantánea: el irlandés Derek Speirs. Espero que os guste este ejercicio de imaginación.Derek Speirs - Befast

Un instante; eso es una fotografía. Un momento de la línea espacio-temporal que somos capaces de guardar para siempre (o hasta que los virus nos separen). Un segundo del universo que, en esta ocasión, me gustaría cocinar sin preguntarme por qué o para qué; simplemente, quiero abrir los ojos y mirar.

Y, sin muchas dificultades, veo tres focos de interés: el primero de ellos lo forman los soldados del ejército británico (en primer plano, a la izquierda). El segundo lo protagoniza la niña del abrigo negro de la derecha y el tercero, en segundo plano, es propiedad del chico que pasea por el centro de la imagen. Tres ángulos para una composición triangular que encierran nuestra atención en un dramático contraste de vida cotidiana.

¡Qué afortunados somos y qué poco lo valoramos!

Detengo mi mirada sobre el leve movimiento que hay de izquierda a derecha por la vía central (desarrollado por dos de nuestros puntos de interés) y, sobretodo, en el fusil de asalto del soldado. Un artilugio que se convierte en batuta espiritual que apunta (quiero creer que accidentalmente) a la niña. Y para gloria de esta fotografía, si nos fijamos bien, podemos ver cómo el chico del centro de la imagen también está siendo apuntado (conceptualmente) por el mismo arma.

Mirad al chaval: irlandés, adolescente y que lleva puesta una sudadera del Celtic de Glasgow; el equipo católico de Escocia (fundado por emigrantes irlandeses). Probablmente, otro alma si futuro que, gracias a la ilusión óptica, está siendo señalado por una guadaña moderna…

toda una suerte para el fotógrafo…

toda una desgracia.

Supongamos que la acción se desarrolla en Belfast, quizá, a mediados de los años ochenta. El abrigo de la niña es el de los domingos. Seguro. Sin embargo, la estática fila de gente de detrás me lleva a pensar que podríamos estar ante un día de procesión. Quizá, la celebración de San Patricio.

Mientras la gente está mirando la marcha que se desarrolla por la calzada (fuera de nuestro alcance visual), la niña y el adolescente caminan bajo la mirada del ejército británico. Si os dais cuenta, no vemos la cara de los soldados porque no es importante. Lo que importa es su uniforme y lo que significa, no quién lo lleva puesto.

Tristeza de ser humano.

En fin, lo que os decía, un sólo momento de una historia. Un instante en el que la costumbre ha borrado el miedo de las caras de póquer de los protagonistas. Un segundo de la Historia recogido en una gran foto.

Sobre Luis Miguel Artabe 337 Artículos
Periodista, profesor, psicólogo de masas y #CommunityChamán. Como no me gusta la realidad me invento otra. Si vas contracorriente, soy tu salmón.

2 Comentarios

  1. El sutil equilibrio entre la fuerza y la inocencia. Y el joven entre uno y otro…Bonito, muy bonito. Gracias por juntar las letras para que lleguen al corazón.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.