De discos y canciones

Aquí os dejo la columna que me publicó el pasado viernes El Diario Montañés sobre el ocaso del formato disco. Espero que la disfrutéis.

 

El ocaso de los discos
Me asomo a la ventana y la chica de ayer ha tirado su walkman a la basura para comprarse un mp3. Ya no le importa si en el libreto vienen las letras de las canciones o si en la carátula sale la foto de su artista favorito; lo único que le interesa es tener suficiente tiempo en una vida para seleccionar miles de temas y encerrarlos en menos de 7’65 x 3’96 x 0’54 centímetros. Todo un logro convalidable por un Máster en Física Cuántica.
Se descarga compulsivamente canciones sin saber si las va a escuchar alguna vez y cambia horas de mimo, composición y grabación en un estudio por el plano sonido al que la bestia digital reduce las dinámicas de la realidad.
A estas alturas del megabyte, su mente también olvida que el orden de las canciones en un disco es un complejo entramado de capítulos pensado para escucharse de determinada manera (como si de una cortaziana “Rayuela” se tratase). Teniendo en cuenta los tempos, las letras y las armonías, se construye un mar de sonidos por el que todos fluimos hacia el corazón de la creación artística.
Los grandes discos se forjaron con estrategia, duende y diseño. Sin embargo, hoy todo eso parece que está a punto de morir. La practicidad de las nuevas tecnologías está haciendo que la música se democratice y se banalice a partes iguales.
Y, aunque nos parezca increíble, las mismas miles de pequeñas escaramuzas que nos han ayudado a construir nuestro imperio digital podrían estar empujándonos a un abismo de involución cultural. Dudas razonables aparte, lo único que parece claro, es que estamos asistiendo (y colaborando) al histórico y paradójico momento en el que las canciones están matando a los discos.

 

Ocaso_disco

Sobre Luis Miguel Artabe 337 Artículos
Periodista, profesor, psicólogo de masas y #CommunityChamán. Como no me gusta la realidad me invento otra. Si vas contracorriente, soy tu salmón.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.