Reforma Electoral – Pucherazo Popular

Probablemente, dentro de 100 o 200 años, cuando los universitarios estudien este periodo de la historia de España, no saldrán de su asombro ante los movimientos constantes y antidemocráticos del Gobierno del señor Rajoy. Perdonadme que sea tan claro, pero es que estamos asistiendo a al acuchillamiento de la esencia misma de nuestros más importantes derechos. En esta legislatura, el PP ha planteado quitarles la instrucción a los jueces para dársela a los fiscales (bajo su mando), ha perpetuado la instrumentalización de los tribunales Supremo y Constitucional, ha eliminado de la Justicia Universal a base de tasas, ha utilizado el indulto como último recurso del amiguismo, ha blindado al Jefe del Estado, ha criminalizado a los manifestantes y llegando, por el momento, hasta la censura de las redes sociales.

¡Todo en poco más de dos años!

Y, más allá de otros derechos que también están siendo eliminados, todas estas medidas están tomadas como desesperado intento de frenar lo inevitable: la derrota electoral y el fin de un Sistema horrible que no hace más que beneficiar a una élite que lleva aprovechándose de todos nosotros desde hace demasiado tiempo.

papeleta

Pues bien, el último capítulo de este «Spanish Horror Story» lo protagoniza la Reforma Electoral. En pos de la regeneración democrática y de no sé cuántas estupideces más, el partido que gobierna (el de las cuentas en Suiza, la Gürtel y el dinero negro para pagar campañas, obras y cañones de confeti) se quiere convertir en el estandarte de la Democracia. Y, en lugar, de reformar el Senado y hacerle representativo de las CCAA, crear una circunscripción única para el Congreso, trabajar por la independencia de todos los órganos judiciales, publicar una Ley de Transparecia donde no haya excepciones, eliminar el control sobre el Fiscal General del Estado o permitir a los ciudadanos que decidan dónde va su dinero con unos presupuestos participativos, se les ocurre hacer una Reforma Electoral para que gobierne la lista más votada.

Atónito me encuentro, sobretodo, por la impunidad con la que pueden presentar un estrangulamiento como éste de nuestro sistema de derechos. Y, lo peor, es que esto no pasaría si el PP fuera capaz de pactar con alguien, si no representase desde la extrema derecha al neoliberalismo o si los movimientos proregeneración democrática (que para el PP son ETA) no estuvieran creciendo a un ritmo que no son capaces de controlar. En su foro interno saben sólo una cosa: lo único que podemos hacer para intentar salvar el resultado electoral (salvo que nos saltemos las elecciones, claro) es cambiar las reglas del juego. Como el balón «es mío» vamos a jugar once contra cinco.

Óle, óle y óle.

Por otro lado, el PSOE (ingenuo, descabezado, perdido y sin brújula) se ha apresurado a decir que si hay una segundo vuelta estarían a favor de esta reforma (esto es, primero se vota y luego se vuelve a votar pero sólo a los dos más votados). Como en la mayoría de los sitios seguirán siendo el segundo partido más votado, piensan que la izquierda irá corriendo a votarles a ellos antes de dejar que el PP gobierne (que es lo que sucede de vez en cuando en el sistema francés).

Consejo para el PSOE: es mucho suponer que la izquierda os va a ir a votar cuando les habéis dejado abandonados hace mucho tiempo. Tenéis muchas cosas, pero muchas que cambiar antes de que eso sucediera y en once meses que faltan para las municipales… lo veo muy complicado.

 

En resumen

– ¿Qué va a pasar en las próximas elecciones?

– Presumiblemente, que el PP va a perder la mayoría de los ayuntamientos y CCAA que gobierna.

– ¿Por qué?

– Porque los ciudadanos están hartos de que se rían de ellos, porque tienen más imputados que estrellas hay en el cielo, porque cada vez son más fuertes las minorías «regeneracionistas» y porque, aunque suelen ser la lista más votada, no son capaces de gobernar sin mayoría absoluta porque sus postulados les impiden pactar con el resto de partidos.

– ¿Y con la reforma conseguirían mantener el poder?

– En muchos sí.

– Pffffffffffffffffff…

– Sí y, en mi opinión, tal como están plantadas las piezas sobre el tablero, una reforma de esta índole, a la carrera, no sería otra cosa que un Golpe de Estado por parte de los partidos que la apoyen (que supongo que sólo será el PP, aunque, con el monárquico PSOE, nunca se sabe).

Sobre Luis Miguel Artabe 337 Artículos
Periodista, profesor, psicólogo de masas y #CommunityChamán. Como no me gusta la realidad me invento otra. Si vas contracorriente, soy tu salmón.

1 Comentario

  1. Considero acertado tu análisis. Creo que los partidos nuevos le restarán muchos votos a los dos grandes. Se lo merecen.
    Ciudadans, UPyD, PNV, y la Izquierda (sin PSOE), por el otro, sumarán más que PP y PSOE juntos, aúnque haya abstención.
    Lo que yo veo más dificil, será organizarse los partidos emergentes, para el nombramiento de sus vocales para las elecciones. Y la clave del éxito puede estar ahí.

    Saludos.

¿Quieres comentar algo?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.