En estado de espera…

Hace unos días participé en un concurso de microrelatos. El relato tenía que empezar con la frase con la que termina el último libro de Vargas LLosa:  «Habían atravesado la capa de nubes y un sol radiante bañaba todo el interior del avión». Sólo 100 palabras.

 

Esto fue lo que escribí, espero que os guste…

 

Habían atravesado la capa de nubes y un sol radiante bañaba todo el interior del avión. El tiempo, secuestrado por una pregunta, permanecía atado a un reloj de cuco sin cuco situado más allá del algodón. Brochazos trigonométricos de oro pintaban la “aeroplatea”, mientras unas cuantas palabras de Julio Cortázar (y medio vaso de agua) resbalaban hacia el suelo situado bajo los pies de Prometeo.

Avión

Atónita, sin aliento, la sangre de sus venas se transustanció en queroseno; todos los ojos del mundo se posaron sobre sus hombros.

– ¿Te casarás conmigo?- repitió él.

– Claro que sí- respondió ella.

 

Sobre Luis Miguel Artabe 337 Artículos
Periodista, profesor, psicólogo de masas y #CommunityChamán. Como no me gusta la realidad me invento otra. Si vas contracorriente, soy tu salmón.

1 Comentario

Responder a Verlaine Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.