Condenado un Ayuntamiento por fraude fiscal cometido cuando el actual presidente de Cantabria (Nacho Diego) era su alcalde

El fantasma de las Navidades Pasadas

Sentí un sudor frío justo antes de despertarme en mitad de la noche. Abrí lentamente los ojos con la sensación de que alguien me vigilaba. Y no me equivoqué. Casi se me sale el corazón por la boca cuando, rompiendo la oscuridad de mi habitación, una figura etérea me miraba.

– ¿Quién eres?

– Soy un fantasma.

– ¿Qué fantasma?

– El de las Navidades Pasadas.

– Y… ¿por qué me despiertas?

– Porque tengo algo que mostrarte.

 

La verdad es que me asusté. Imaginad por un momento la situación. Un fantasma que tenía cierto parecido con Nacho Vidal y diciéndome aquellas palabras… Sin darme tiempo para seguir cavilando, se acercó a mí, me agarró de la mano y me sacó por la ventana volando.

Pensé que iba a morir automáticamente de frío porque mi pantalón a rayas y mi camiseta de “V de Vendetta” no son muy apropiados para surcar el cielo de Bruselas en pleno invierno. Sin embargo, extrañamente, la temperatura ambiental no pareció afectarme.

En apenas un suspiro, el espacio y el tiempo se plegaron sobre sí mismos y encontramos todos los atajos suficientes para llegar al pasado en un abrir y cerrar de ojos. Y, por si queréis saberlo, no… no tomamos ninguna rotonda por el camino.

nacho diego

El fantasma me había arrastrado hasta el año 2003 mientras yo intentaba visualizar qué es lo que había hecho mal en aquel año. Por la experiencia que había ganado en estas situaciones viendo películas como “¡Qué bello es vivir!” pensaba que el espectro me quería mostrar algo de mi pasado que iba a afectar a mi futuro. Estaba en lo cierto, aunque sólo parcialmente.

Con un chasquido de dedos el fantasma me llevó hasta una habitación donde había varios políticos hablando. Ellos no nos podían ver. Los políticos hablaban de la venta de un terreno de 19.000 metros cuadrados por parte del ayuntamiento de Astillero (Cantabria). En la reunión estaban, entre otros, Nacho Diego (actual presidente del Gobierno de Cantabria y alcalde en ese momento de esta localidad) y Carlos Cortina (actual alcalde de Astillero, concejal de Urbanismo en aquel momento).

El fantasma me enseñó cómo acordaron un precio de licitación (1,7 millones de euros) para dicho terreno y me llevó hasta el momento en el que se vendió a una empresa privada. El IVA que le correspondió a dicha operación fueron 232.119 euros.

Sobrevolamos por el cielo viendo los campos en flor y arribamos hasta el libro de ingresos y gastos del ayuntamiento donde todo quedó registrado… y también el de la contabilidad del IVA donde (según la sentencia del Tribunal Supremo) se omitió esta cantidad.

– Pero… pero… pero…

– Ya.

– Pero… pero… pero…

– ¡Sí!

 

Sin dejarme resoplar aceleró nuestro ritmo de navegación… y llegamos a 2005 donde Hacienda ya le reclamaba al Ayuntamiento un total de 245.075 euros (los 232.119 más 12.956 por la demora).

Continuamos con nuestro vuelo a vista de pájaro por los sucesivos años y mi nuevo amigo me enseñó cómo el ayuntamiento inició una carrera de apelaciones y de sucesivas derrotas judiciales que ha puesto fin el viernes el Tribunal Supremo.

– Normal.

– Claro.

 

Y, como si todo el peso de los siglos hubiera caído sobre mis hombros… me desmayé.

 

El Fantasma de las navidades presentes

Cuando volví a abrir los ojos me encontraba tendido sobre una nube. Una espectacular chica me miraba. Sonrió. La sonreí.

– Hola.

– Hola.

– ¿Quién eres?

– Soy el fantasma de las Navidades Presentes.

– La cagamos…

 

Y sí, lo era. Su palidez, su tierna transparencia, su voz profunda con un “reverb” abisal… no sé… esas cosas que nota un chico que ha leído a Edgar Allan Poe. La fantasma (de nombre Maite de Moher) me contó su triste historia mientras me llevaba volando hacia algún destino que yo desconocía. Me contó que había empezado con este trabajo hace muchos siglos de becaria de una “banshee” a tiempo parcial y sin cobrar. Me contó cómo había ido progresando hasta ocupar la gran posición que ocupaba actualmente.

Lo cierto es que el trayecto se me hizo bien corto, cosa que le agradecí. Maite me llevó hasta la sentencia del Tribunal Supremo. Una sentencia que afirma que se ha producido un “fraude tributario concientemente realizado” y que… en fin… ya sabéis, que si abogado del Estado, que si demoras que si apelaciones que si costas… en fin… que de los 232.119 euros que se tenían que pagar en 2003 el ayuntamiento de Astillero está condenado a pagar 600.000.

– Pero si era algo que se tenía que pagar.

– Sí.

– ¿Por qué no se pagó?

– Tú eres el periodista.

– Pues yo no lo entiendo.

– Pues yo tampoco.

– ¿Y ha dicho algo Nacho Diego?

– En tres tweets ha contestado esto:

Tweet 1: “Nuestra actuación en el ayuntamiento de Astillero se basó e decidir si el dinero se quedaba en las arcas del Ayuntamiento o del Estado”.

– ¿Cómo?

– Eso.

– ¿Eso quiere decir que los ciudadanos podemos decidir si el dinero se queda en nuestros bolsillos o en las arcas del Estado?

– Inténtalo, ya verás que pasa.

– Increíble.

Tweet 2: “Atendiendo a los informes jurídicos, del interventor y el tesorero decidimos que el dinero se quedara en las arcas del Ayuntamiento”.

– ¿Cómo?

– Eso.

– ¿Que decidieron por un informe que no pagaban el IVA?

– ¿Alguien tendrá que dimitir? Quiero decir, o los funcionarios o los políticos o todos…

– Espera sentado.

– Y tweet 3: “Sobre la sentencia del TS sobre el Ayto Astillero, desde el consistorio siempre defendimos principios jurídicos y el interés del pueblo”.

– ¿Cómo?

– Pues eso.

– No pagar el IVA de una operación… ¿qué principio jurídico puede seguir?

– No sé.

– ¿Y el interés del Pueblo? ¡¡¡Pero si van a tener que pagar ahora el doble!!!

– Pues ya ves.

– Bueno, aunque seguro que lo tendremos que pagarlo todos los cántabros…

– Fácil…

– ¿Cantabria estará en armas?

– Parece ser que no se ha enterado nadie…

– No me lo puedo creer…

– Control, control… la mano, la nariz, el dedo… control.

– Imposible. Es el doble de dinero.

– Ya. Pero la gente parece no saber que es SU dinero. El de SUS impuestos. El que no se puede invertir en Educación o en Sanidad porque algunos dicen que no hay.

20121202-224751.jpg

No pude remediarlo. Todo comenzó a darme vueltas y vueltas y más vueltas… y me desmayé.

 

El Fantasma de las Navidades futuras

Cuando me volví a despertar estaba en mi habitación y no tenía claro qué es lo que había sucedido. De hecho pensé que todo había sido una pesadilla… hasta que…

 

– Hola.

– No fastidies. ¡Otro no!

– Pues sí, otro sí.

– ¿Y tú quién eres?

– Yo soy el fantasma de las Navidades Futuras.

 

Un tipo con sábanas plateadas estaba frente a mí levitando en mis aposentos. Me miraba sonriendo… pero yo no le encontraba la gracia.

– ¿Y ahora qué?

– No lo sé. Tú eres el periodista.

– ¿Queréis que escriba algo sobre esto?

– ¿Y tú?

– Yo quiero… aunque…

– ¿Aunque?

– Aunque a veces me pregunto de qué va a servir hacerlo…

– Probablemente de nada.

– ¿Entonces?

– ¿Podrás dormir si no lo haces?

– Probablemente no.

– ¿Entonces?

– Pero…

– Ya, ya… me vas a decir que, aunque lo escribas, lo más probable es que no le vaya a pasar nada a los responsables de no haber pagado conscientemente a Hacienda y que no van a dimitir ni nadie les va a obligar a ello; que los vecinos de Astillero y los cántabros van a seguir sin decir nada cuando van a ser ellos los que van a tener que pagar esta deuda…

– Oye, que yo soy el periodista… déjame hacer mi trabajo. Aunque… bueno, básicamente es eso.

– Estáis narcotizados, amigo mío. Os han marcado a fuego No sabéis cuáles son vuestros derechos…

– …

– Y encima, ¿cómo puede ser que tras una condena así no se pueda obligar a los responsables a responder patrimonialmente de su gestión?

– Pues sí.

–  ¿Qué te dicta tu conciencia?

– Que escriba…

– Pues ya sabes. No te preocupes en pensar de qué va a servir… tú escribe.

 

Y… bueno… me dormí… me desperté… y con estas palabras termino lo que he estado escribiendo desde entonces.

Para más información: El Diario Montañes y Aquí Confidencial

Foto de Nacho Diego Tomada de la publicación Aquí Confidencial.

.

Sobre Luis Miguel Artabe 337 Artículos
Periodista, profesor, psicólogo de masas y #CommunityChamán. Como no me gusta la realidad me invento otra. Si vas contracorriente, soy tu salmón.

2 Comentarios

  1. ¿Te imaginas que en este país, no tuviéramos que esperar a que los políticos voluntariamente dimitieran cuando se comprueba que han gestionado mal o están imputados por algún delito?
    ¿Te imaginas que tuviéramos leyes que se aplicaran sobre ellos sin indultos, y les hicieran pagar con sus bienes el mal ocasionado?
    Seguiremos soñando.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.