¿Por qué respaldo la Huelga General?

Podría contarme a mí mismo, y también a vosotros, mil fábulas que refuercen el mundo que algunos intentan poner ante nuestros ojos cada día.

Podría hacer como aquel San Miguel Bueno (mártir) y mantener mi falsa fe en pie para que los demás no se enteren de la realidad de las cosas… para que no “sufran”.

Podría sonreír.

Podría comer brotes verdes.

 

Podría…

 

Podría intentar convenceros  de que todo saldrá bien… de que nada importa.

Podría intentar animaros y deciros que la subida de impuestos es por nuestro bien…

que la Reforma Laboral favorece la contratación…

que los iPads que les pagamos a los congresistas y a los senadores ahondan en un mejor trabajo del Poder Legislativo.

 

Seguro que encontraría la manera.

Yo me dedico a esto.

 

He leído los manuales.

Tengo experiencia.

No es difícil. Os lo aseguro.

Sólo es cuestión de maquinaria.

 

Buscaríamos un enemigo externo al que echarle todas las culpas.

Buscaríamos los mensajes más simples.

Buscaríamos que en vuestra mente os sintieseis la mayoría.

 

Podría hablaros de que los sindicatos no representan a los ciudadanos.

Podría hablaros de que están subvencionados…

de los relojes de oro de sus dirigentes…

de lo que nos cuestan los liberados.

 

Podría hablaros de que todo esto daña la imagen de la marca España.

Podría repetir mil millones de veces que necesitamos vuestro apoyo.

Que no podemos seguir manteniendo todo esto…

que debemos permanecer en orden…

que el consumo de luz es el mismo que en Nochevieja…

que debemos tener miedo a lo que nos pudiera pasar sin la tutela de los que saben.

que sería el fin del Estado…

que el Estado eres tú…

que los otros son los malos.

 

Son cosas básicas. Fáciles.

Moviendo a nuestras marionetas de los medios no nos costaría mucho.

Quizá también usaríamos un poco de dinero.

Nuestro dinero.

Ése del que nos han negado la conciencia de que sea nuestro pero que ponemos con nuestros impuestos.

Ése que les paga las putas, las cenas y las comidas a unos…

los aeropuertos que jamás se usarán a los amigos de otros…

los sueldos de miles de políticos que no han trabajado en la vida.

Ése mismo dinero que le niegan para una receta a quien lo necesita…

ése dinero…

el que ha desaparecido.

 

Es muy fácil desviar la atención.

Usar las bombas de humo que usan los ninjas de las películas para cambiar de posición.

Hacernos creer que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades…

que la culpa es nuestra…

que no trabajamos lo suficiente…

que no somos competitivos…

que no entendemos sus preocupaciones.

 

Sería tan fácil ahondar aún más en la división de un pueblo narcotizado como el nuestro.

En hacernos creer que somos muy diferentes los unos de los otros…

que la unidad es mala…

que no podemos defender lo nuestro…

que tenemos que ser tutelados.

 

Pero si hiciera todo esto sería lo mismo que todos ellos.

Sería un puto paria que no quiere más que beneficiarse de los demás.

Una sanguijuela que quiere mantener sus status a costa de seguir mintiendo a todos.

De crear un mundo irreal de malentendidos para seguir cantando desde una atalaya de oro.

 

Y no creáis que no sé de qué hablo.

Esto es lo mío.

Os repito: es muy fácil…

 

porque los seres humanos no queremos descubrir la verdad.

Los seres humanos, simplemente, queremos creer en lo que creemos.

Sin cuestionamos nada.

Borraríamos la verdad de la faz de la tierra

si eso nos diera la razón.

 

Pero amigos… ¿cómo podría dormir?

¿Cómo podría dormir el equipo de personas que trabajara en esto?

¿Cómo pueden dormir los que lo hacen?

 

No podría cerrar los ojos sabiendo que la Reforma Laboral sólo es un camino para que nuestras condiciones de trabajo sean tan lamentables y esclavistas que seamos competitivos.

No podría dormir sabiendo que los impuestos se suben sólo para no tener que aligerar el sistema político que nos han dado.

No podría dormir cada vez que mi boca dijese que el dinero que se les da a los bancos es para que fluya el crédito…

¿Qué crédito?

¿Qué diablos es un crédito?

¿De qué siglo estamos hablando?

 

No podría dormir

Joder, no podría.

¡Y yo no soy ningún santo!

¿Alguien me puede decir cómo las empresas van a generar puestos de trabajo si no hay demanda de sus productos?

Y no la hay porque la gente no puede comprarlos porque les han subido los impuestos…

porque les han echado a la calle…

porque les han recortado su pensión…

porque les cobran los medicamentos…

porque les han subido las tasas de los estudios de sus hijos…

porque tenemos miedo.

 

No podría dormir siendo la maquilladora de Satanás.

Sabiendo que le pinto una sonrisa que utilizará para ganar almas para su causa…

para crear zombies…

para bañar a los condenados en estiércol en una caldera del Infierno.

 

Por todas estas cosas y por ninguna…

porque no quiero que me engañen más…

porque estoy harto…

porque estoy convencido de que les da igual lo que nos pase…

porque sí…

porque creo firmemente que un mundo mejor y social es posible para todos…

porque quizá sea un bicho raro y utópico…

 

Por mi abuela, por mi madre…

por los hijos de mis amigos…

por los que se cagan en mí cada día…

porque los que no piensan como yo puedan seguir debatiendo conmigo…

por todos nosotros…

 

respaldo la huelga general y cualquier manifestación democrática que defienda la dignidad del ser humano.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=-7iN7PH6ADo]

Sobre Luis Miguel Artabe 337 Artículos
Periodista, profesor, psicólogo de masas y #CommunityChamán. Como no me gusta la realidad me invento otra. Si vas contracorriente, soy tu salmón.

9 Comentarios

  1. Es un texto que me ha emocionado mucho porque lo has escrito con el corazón y así si se llega a la gente,con la verdad por delante.Podrian aprender de ti tantos… en este pais.Mi querida España

  2. Suscribo todas y cada una de tus razones para la huelga y para la lucha de cada día, que será dura y larga, pero que estoy seguro tendrá un final justo y feliz. No se si yo llegaré a verlo, pero no voy a perder la esperanza, sobre todo sabiendo que en este pais, hay mucha más gente buena, que gente de mala fé.

  3. … Una vez leido 1984 – por poner un ejemplo, y tanto leido y hasta visto en pelis- sabemos como se maneja a la población si no se tienen criterios muy asentados.Ni los que gobiernan, ni los otros me manejan.Por eso apoyo 14N y todas las movilizaciones, para que este » orden mundial » que han montado, un día pase…como lo hicieron otros momentos de la Historia.De acuerdo contigo.
    Mariángels.

Responder a Eduardo Soto Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.