Portada de ABC del 10 de abril de 2012 – “¡Oh Capitán, mi capitán!”

La vida sigue. Siempre se abre camino. Por eso, me encanta ver que el ABC ha encontrado a alguien para sustituir a Mingote. Es muy complicado, diría que misión imposible, pero me gusta ver que lo han intentado.

Y, como en ocasiones hicieron con el maestro, están dejando que sus obras humorísticas sean portada del periódico. Últimamente, cada dos por tres… o, mejor dicho, cada tres por tres.

La de hoy resulta realmente divertida. ¡Qué ironía al defender las actuaciones de un Gobierno que no para de dar bandazos por miedo y que enmienda los Presupuestos Generales del Estado una semana después de haberlos presentado!

Nada menos que un nuevo recorte de 10.000 millones de euros para los Ministerios de Sanidad y Educación… y, como quizá sea necesario, no seré yo quien critique el propio hecho de recortar. Sin embargo, si me permitís, lo que me parece una desfachatez es que lo den a conocer ayer por la tarde, con la alevosía de unas lamentables líneas en una nota de prensa. 10.000 millones en 4 líneas. Si le llegan a dedicar un folio volvemos a la administración prerromana…

Por eso me parece genial, la fina ironía de esta portada… (¿O es la mía en este artículo? No lo tengo claro).

Decía… es genial cómo se habla de “Golpe de Autoridad” a través de una nota de prensa, sin la comparecencia de nadie que nos explique por qué estas importantes actuaciones…  aunque sea una ruedilla de prensa sin admitir preguntas… aunque sea tomando un cafelito en un bar…

Y ante esto… su portada… sin escrúpulos… sin miedos… sin ética… sin sal… ¡Qué placer!

De verdad, aunque quiera, no puedo escribir otra cosa que “muy bueno, señores míos”.

Un placer el poder seguir aprendiendo tanto de periodismo leyéndoles cada día… un placer cultivarse con tanto y tan bueno humor gráfico… un placer ver cómo le dan la portada de un periódico a 4 líneas de una nota de prensa… un placer ver cómo respaldan el servicio de Comunicación de un Gobierno que es incapaz de explicar el por qué de las cosas… un placer ver que por fin el Jueves ya tiene competencia…

Y… sin duda… un placer tener claro que hay profesionales que, lejos del látigo de la verdad (o más bien de la objetividad), se empeñen en defender a un Presidente que actúa para tranquilizar a los mercados antes que intentar tranquilizar a los españoles (que digo yo, creo que le hemos elegido nosotros, no los mercados).

En definitiva, un placer… bueno, un placer si todo fuera una broma… desgraciadamente… la broma es que mientras nos estamos hundiendo nuestro capitán sólo da órdenes de apagar las luces para ahorrar. Y las da desde su butaca del puente de mando (o eso dicen).

La broma es que nuestro Capitán no es capaz de salir de allí y explicarnos las cosas porque su prioridad es que los demás barcos nos sigan dejando nuestro espacio para atracar en un maldito y lejano puerto…

La broma… es que mientras todo esto sucede, en lugar de criticar esta actuación, la compañía reparte panfletos  en cubierta con el título de aquel poema de Whalt Whitman “¡Oh Capitán, mi Capitán!”

Sobre Luis Miguel Artabe 337 Artículos
Periodista, profesor, psicólogo de masas y #CommunityChamán. Como no me gusta la realidad me invento otra. Si vas contracorriente, soy tu salmón.

1 Trackback / Pingback

  1. Las entradas que más éxito han tenido en este blog « Memorias de un pez ahogado

¿Quieres comentar algo?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.