El poder de la palabra

En épocas de crisis sólo hay economía. Los sueños y las utopías fenecen en los pasillos de los bancos, en la esquinas de las bolsas y en las angostas madrigueras de los gobiernos.

“Salvar al Estado”, “salvar el euro”, “salvar el sistema financiero”, “salvar las empresas”… todo es salvar… salvar la demagogia.

Cuando todo es una delgada línea de números rojos… todo es nada y nada es nada.

Nos dicen que debemos gastar sólo lo imprescindible… suprimer el arte… encontrar en la sosez de los números nuestra supervivencia… tan sólo eso… respirar… tan sólo respirar si al sistema no le cuesta dinero…

Ya no cuentan los derechos ni las ilusiones ni las vidas ni cuenta nada…

Lo que cuenta es que hagáis cosas útiles…

Poetas… abandonad las palabras y coged la hazada para que otros se enriquezcan…

Poetas… abandonad las palabras y pagad impuestos para que haya carreteras para los coches de los demás… para que le paguéis los sueldos a los que son “necesarios”…

Poetas… abandonad las palabras y dejad que vuestros textos sirvan de combustible para las calderas del Estado.

Poetas… abandonad las palabras y remad para reflotar esta nao. Este destartalado barco que ha hundido un capitán avaricioso al que llevaréis a puerto con su tesoro escondido. Ese capitán al que salvaréis la vida mientras os da de latigazos con una sonrisa en la boca.

Sin embargo, yo os digo…

Poetas…

Poetas… me he encontrado en una calle… en una perdida calle de Bruselas… una bomba que dejó escrita un filósofo que ni siquiera tendría el bachiller terminado. Una frase que me recuerda que aún no está todo perdido.

Poetas… coged las palabras y vomitarlas a cañonazos contra aquellos que nos metieron en esto. Contra aquellos que nos van a seguir hundiendo en la mierda para mantener su cabeza por encima del agua mientras la nuestra está esnifando lodo del fondo marino…

“Poetas… ¡A las armas! ¡¡¡Es urgente!!!”

Sobre Luis Miguel Artabe 337 Artículos
Periodista, profesor, psicólogo de masas y #CommunityChamán. Como no me gusta la realidad me invento otra. Si vas contracorriente, soy tu salmón.

1 Comentario

¿Quieres comentar algo?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.