10. Frío, frío

DESTINO: Y @lmartabe volvió a respirar. Un nuevo trauma en su placentera muerte. Hay que entenderlo. Mientras permanecía dominado por la nada… pues eso… nada… no se está mal en la nada.  Sin embargo, cuando el interruptor se encendía… on… todo se volvía una vertiginosa carrera hacia la vida. Una carrera imitando a Alicia cayendo poreelgujerodelamadrigueraaunavelocidadvertiginosay… y… al final… aire. Puro aire que entraba en sus pulmones a borbotones y, entonces… pues eso… vida. Dirty life. No sabría explicarlo. Renacer se estaba convirtiendo en la preparación de una ensalada aliñada con vértigo y náuseas.

@LMARTABE: Por Dios, me duele todo.

DESTINO: Como en el resto de las ocasiones, el dolor se arremolinó entre sus costillas, en su estómago, sobre su cara… pocos segundos para comprenderlo, pocos segundos para atravesar el universo y pocos segundos para caer en el mismo valle de lágrimas.

@LMARTABE: Mierda…

DESTINO: Le extrañó la ceguera. No solía tardar tanto tiempo en recuperar la visión. El dolor era el habitual, pero la ceguera… además, olía de manera peculiar. Después de pensar en escribir un ensayo sobre la ceguera tragó saliva y desechó la idea.

@LMARTABE: Alguien lo hará mejor…

DESTINO: Más tarde, intentó agudizar su vista pero… oscuridad absoluta. ¿Afectarían las resurrecciones a su visión?

@LMARTABE: Todo puede ser. Y en cima hace mucho…

DESTINO: Hacía mucho frío. Lo sentía en los huesos. Y todos sabemos que mezclar oscuridad y frío no es buena señal. La mayoría de los cuentos de terror juntan estos dos elementos y mira cómo acaban.

@LMARTABE: Joder, que ahora sí que debo de estar muerto.

DESTINO: Comenzó a ver en su mente sus últimas entrevistas de trabajo, visualizó momentos de su vida que le recordaban lo que había sido… que le mostraban el camino de mierda que había seguido… pensó en los malos rollos que habían atenazado su vida y todo pareció muy lejano. Rememoró la noche de Halloween y comprendió que toda la vida es sueño y que los sueños… pesadillas son.

@LMARTABE: De esta no salgo.

DESTINO: @lmartabe se agobió. Su pulso se aceleró y quiso llorar. Fracasó. Tan joven, tan viejo, like a Rolling stone

DESTINO: Pasados los primeros momentos de nerviosismo, nuestro antihéroe, el salvador del señor Potato, intentó moverse. Había que probar. Tenía miedo de no conseguirlo, de darse cuenta que era el fin. Sin embargo, tuvo éxito con relativa facilidad. Todo su cuerpo ardía de dolor pero su mente intentó superar las adversidades y ponerse de pie. Fracasó. Su mente se dio cuenta de que necesitaba el resto del cuerpo para incorporarse, así que volvió a intentarlo.

@LMARTABE: Aaaaaa…

DESTINO: Como era de esperar… volvió a fracasar. Sin embargo, aquel movimiento le sirvió para darse cuenta que estaba atrapado. ¿Sería eso el infierno?

@LMARTABE: ¿El purgatorio?

DESTINO: Poco a poco su cerebro fue descubriendo cuál era su situación. Estaba tumbado, dentro de una especie de saco. Quizá de plástico. Con bastante frío.

@LMARTABE: No puede ser.

DESTINO: A pesar de su habitual lentitud mental ató las pistas que se esparcían en su cerebro con el cabo de la verdad. Frío, bolsa de plástico y tumbado en algún sitio donde a penas tenía movilidad. Descartó que se hubiera convertido en un San Jacabo gigante al no estar empanado, al menos físicamente. Y…

@LMARTABE: Estoy en un frogorífico. Madre mía. Fijo que estoy en el depósito de cadáveres. Pero, ¿qué diablos he hecho yo para merecer esto?

SITUACIÓN EXTREMA: Tumbado, en un nicho de metal, sin a penas movilidad, con un frío abrasador que iba apoderándose de todo su cuerpo, desnudo, en una bolsa de plástico.

@LMARTABE: Joder.

TOLKIEN: ¿Dejo pasar a Tom Bombandil?

@LMARTABE: Antes la muerte.

TOLKIEN: Voy por hierba de la Comarca.

DESTINO: Cada vez más, y más adentro. El frío estaba apoderándose de su alma. Le dolía la garganta y el pecho y aunque intentaba moverse no era capaz.

@LMARTABE: Un poco de ayuda no vendría mal.

DESTINO: No toca.

@LMARTABE: Como siempre.

DESTINO: Intentó moverse; no pudo. Intentó dar patadas; no pudo. Intentó saltar; no pudo. Intentó pensar; no pudo. No podía escapar. Gritó; dio igual.

DESTINO: Su ritmo cardíaco, veloz corcel antaño, se había torcido los 4 tobillos y esguinzado  las cuatro rodillas. El frío le dolía y su mente intentaba surcar un cálido atardecer en Punta Umbría. No consiguió moverse de los Urales. Incluso creyó oír al Coro de la Armada Rusa entonar Kalinka. Después nada. Ni oír. Ni sentir.

DESTINO: Siempre le había  costado pensar y enfocó sus últimas energías en tramar un plan de fuga.

@LMARATBE:

DESTINO: Nada. En blanco. Sabiendo que ya no tenía más oportunidades, volvió a intentarlo. Pensar. Ser. Descartes.

DESTINO: Nada. A las 5 y 35 de la madrugada @lmartabe volvió a morir. Descanse en Paz.

Mientras pueda.

Sobre Luis Miguel Artabe 337 Artículos
Periodista, profesor, psicólogo de masas y #CommunityChamán. Como no me gusta la realidad me invento otra. Si vas contracorriente, soy tu salmón.

1 Comentario

1 Trackback / Pingback

  1. Buscar trabajo « Memorias de un pez ahogado

¿Quieres comentar algo?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.