9. Una historia de Halloween (II)

@LMARTABE: Y allí estaba yo. En mitad de un acto heroico. Intentando salvar a la chica. ¡Qué emocionante! No es que nunca hubiera hecho algo heroico pero comprenderéis que sólo un puñado de situaciones en la vida te da la oportunidad de demostrar tu verdadero superyo.

Me vienen a la memoria “flashazos” de mi pasado, maltratados trozos de cristal que se reconstruyen en mi mente para mostrar el instante en que salvé a Mr. Potato de ser atropellado por el coche de mi tío. ¡Cómo salté y rodé por el suelo y conseguí que mi amigo sobreviviera! Lo que sigo sin entender es la bronca que me echó todo el mundo en el pueblo. Será la insana envidia que reina en este país.

Recuerdo también cuando la marea arrastraba a dos chicas que habían alquilado una embarcación, de estas a pedales, y me ofrecí a ayudarlas. “Qué fort!” susurró una de ellas ante mis “induranescas” pedaladas. Un momento de gloria. Si he de ser sincero, al poco, nos tuvieron que rescatar a los tres porque Poseidón se había puesto en mi contra. Lo bueno es que ellas quedaron agradecidísimas y sus respectivos novios más.

No es fácil ser héroe. Uno de verdad. Pero, claro, después de leer Las Crónicas de la Dragonslance, El Señor de los Anillos, El Código Da Vinci y, también, Mujercitas, mi mente estaba buscando inconscientemente la gloria. Bueno, inconscientemente para mí, pero conscientemente para ella, que para algo es mi mente. Somos demasiados en esta cabeza. No me lo tengáis en cuenta.

No puedo negar que me he imaginado mil veces salvando a alguien importante. Pero no por la fama, si no porque me salga algún trabajo. Ya sabéis, salvarle la vida a algún miembro de la familia Botín y decir que lo hubieras hecho mil veces y que, claro, bueno, esto, estoy sin trabajo. No sé, quizá… es que vivo con mi abuela. Ya sabéis. Al final, la realidad te escupe a la cara e imaginarlo no cuenta. Tengo la imaginación hipermegadesarrollada. Soy hijo solo. Es lo que tiene pasarse años reconstruyendo las conversaciones de la gente que se mueve más allá de la ventana de tu habitación.

DESTINO: Vaya traca.

@LMARTABE: Va en serio.

DESTINO: Será en sirio.

DESTINO: Y allí estaba @lmartabe. El héroe. El salvador de Mr. Potato. El hombre que permanecía frente a los malvados iniciados de un culto milenario. Tensó sus músculos. Y un instante que pareció una eternidad sobrevino sobre todos ellos. Entonces, de repente, cuchillo en mano, uno de los encapuchados se abalanzó sobre él. Como poseído por una magia impura un sonido gutural salió de aquel cuerpo. @lmartabe a penas tuvo tiempo de reaccionar. Instintivamente movió su catana para frenar el avance de aquel ser. Podía percibir los ojos de los demás arder a su alrededor. Se hizo un silencio. ¡No podía creerlo!

@LMARTABE: ¡Toma!

CABEZA: Volando voy… volando vengo, vengo…

DESTINO: La cabeza de su enemigo voló dulcemente sobre la estancia. Besó la pared y se restregó contra el suelo hasta llegar a sus pies. La miró.

@LMARTABE: ¿La habré visto en Futurama? Coño…

DESTINO: @lmartabe se dio cuenta que a sus pies estaba el @señordelagafas. Bueno, su cabeza. El resto del cuerpo estaba un poco más a su izquierda. Aquel personaje que le había entrevistado estaba allí. Bueno, ya sólo en cuerpo.

@LMARTABE: Glups.

DESTINO: En ese momento, el gran Maestre dijo…

GRANMAESTRE: Acabad con él. ¡Ya!

DESTINO: Aquel siniestro personaje se marchó mientras el resto de los encapuchados descubrían su cara. @lmartabe no podía creer lo que sus verdes ojos le regurgitaban. Frente a él estaban las personas que le habían entrevistado en las últimas semanas. Todas ellas con una túnica. Todas ellas con una daga en la mano.

ACÓLITO: ¿Preparado para morir?

@LMARTABE: No sabes tú cuánto.

DESTINO: Aunque no estaba entrenado en artes marciales, el instinto de supervivencia de @lmartabe hizo el resto. Blandió la catana como Cristopher Lambert lo hacía en Los Inmortales mientras sonaba la música de Queen. Varios movimientos certeros, varios destellos de arma blanca, varios crujido del suelo de madera… y cuando quiso darse cuenta… el salvador de Mr. Potato, el Nereo de la embarcación a pedales… apareció acuchillado por 4 sitios diferentes. Los insultos, escupitajos y risotadas de sus agresores se sucedieron hasta que fueron interrumpidos por una sirena de la policía. Las luces de colores entraron por una pequeña ventana en el cobertizo y pusieron en alerta al entrevistador, a la cyberoperadora, al Señor A, al Señor B, al otro entrevistador…

DESTINO: Los acólitos del gran maestre huyeron mientras @lmartabe apenas podía mantener los ojos abiertos.

@LMARTABE: I can’t belive it…

DESTINO: Acuchillado, con un ardor terrible en sus heridas, se arrastró hasta la chica que permanecía desnuda e inconsciente. Pensó que había conseguido su objetivo. Que quizá esta vez no sobreviviría pero que había conseguido salvar a una inocente.

@LMARTABE: Aguanta un poco más.

DESTINO: “Aguanta un poco más” se decía mientras se arrastraba hasta ella. Pudo tocar su pierna caliente, lo cual le reconfortó. Consiguió acercarse hasta su cara rozando levemente un pecho, lo cual le reconfortó aún más. Cuando la miró ella abrió los ojos.

@LMARTABE: Por todos los diablos…

DESTINO: El dolor no le dejaba pensar y se tumbó al lado de ella, mientras la chica se incorporaba. ¡La conocía! Era la chica que le había entrevistado en el hotel. La que no le había dado el puesto de trabajo pero que le había invitado a una copa.

@LMARTABE: No tienes… nada que temer… he acabado con uno y he hecho que huyan los… los… los demás.

ENTREVISTADORA: ¡Tú eres tonto! ¿¡Sabes qué subidón tenía!?

DESTINO: @lmartabe era incapaz de pensar. Aquella chica no estaba allí en contra de su voluntad, todo lo contrario. Se lo estaba pasando muy bien.

ENATREVISTADORA: ¡No quiero volver a verte en mi vida! ¡Es la segunda vez que me jodes un buen polvo!

@LMARTABE: ¿La segunda…

DESTINO: La chica se vistió como pudo y salió corriendo siguiendo el plan de fuga de los acólitos. Nuestro antihéroe miró al techo. Todo se nublaba. Se aferró a su catana y… bueno… ya sabéis… se hizo el harakiri.

Sobre Luis Miguel Artabe 337 Artículos
Periodista, profesor, psicólogo de masas y #CommunityChamán. Como no me gusta la realidad me invento otra. Si vas contracorriente, soy tu salmón.

5 Comentarios

1 Trackback / Pingback

  1. Buscar trabajo « Memorias de un pez ahogado

Responder a San Jose Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.