4. Un contenedor de basura

DESTINO: Por algún motivo que desconocía, @lmartabe no podía morir. O sí, pero siempre volvía. Y lo cierto es que él lo intentaba pero no era capaz de lograrlo. No me entendáis mal. No es que no le gustaran las buenas cosas de la vida, que no sintiera hambre cada vez que imaginaba un chuletón de novilla o que no le gustara sentir el calor del amor en un bar. No. Sin embargo, su contexto se había vuelto insoportable.

@LMARTABE: ¡Y que lo digas!

DESTINO: Y no es que no sea un luchador. Todo lo contrario. No para de pelear. Pero es que…

@LMARTABE: El destino puede ser muy cruel.

DESTINO: @lmartabe sufrió un dolor insoportable en el estómago.

@LMARTABE: Cabrón… aysss…

DESTINO: Como iba diciendo, todo se desmoronaba a su alrededor. Y cuanto más perseguía un objetivo más se alineaban Marte, Venus y Saturno y le empujaban al desastre. Y cuando, sin aliento, quería morir… pues no. Ale, vuelta a la vida. A veces se preguntaba si…

@LMARTABE: si fuera verdad esto de las reencarnaciones en otra vida he debido ser Pol Pot.

DESTINO: Por eso no le sorprendió volver a la vida una vez más. No le sorprendió el dolor y, desde luego, lo que menos le sorprendió, fue despertar en un contenedor de basura. Intentó palpar la herida del último harakiri pero ya no estaba allí. Ni rastro. Intentó encontrar fuerzas para salir de aquel lugar plagado de restos de los restos. Ni rastro.

@LMARTABE: Señor, para que no sea digno de que entres en mi casa necesito tener casa. ¡Qué más me vas a mandar!

DESTINO: En ése preciso instante se abrió la tapa del contenedor…

@LMARTABE: Por fin. ¡Una señal!

DESTINO: Y un cocinero fondón le echó encima los restos de las cenas de un abogado de éxito y su mujer, de dos políticos demasiado amigos, de un matrimonio que cumplía sus bodas de plata, de 3 empresarios que habían cerrado un sustancioso acuerdo (para uno de ellos), dos futbolistas, un perro y un taxista que había sido enviado como recadero para llevarle la comida a casa a una caprichosa viuda. Todos ellos unidos por un círculo de basura al que se sumaba @lmartabe sin querer.

@LMARTABE: Ummm, por lo menos esta ensaladilla rusa no está nada mal.

DESTINO: Perdón, había dicho restos de la misma noche, salvo la ensaladilla que no sé por qué llevaba una semana en la basura.

@LMARTABE: No podía ser de otra manera.

DESTINO: Pues bien, @lmartabe vomitó la ensaladilla y permaneció quieto. Al cerrarse la tapa, la oscuridad había vuelto al contenedor. Era hora de salir de allí. Esperó a que nada se escuchase. Silencio.

Silencio.

Pensó que era el momento. Cuando se disponía a salir del contenedor percibió a lo lejos el sonido de dos pares de buenos zapatos que se acercaban y el sonido de una conversación que iba “in crescendo”.

SEÑOR A: blablablablabla y no sé cómo lo vamos a hacer.

SEÑOR B: Pues habrá que despedir a los que tengamos que despedir.

SEÑOR A: Ya, pero esto es un medio de comunicación. Necesitamos a la gente para ir a las ruedas de prensa y sacar la empresa adelante.

SEÑOR B: Pues los números no cuadrarán.

SEÑOR A: No veo la solución. Con esta crisis no entra publicidad y sin publicidad…

SEÑOR B: Ya, por eso hay que recortar gastos.

SEÑOR A: Pero el personal será insuficiente

SEÑOR B: Los que queden harán lo que sean por conservar el trabajo.

SEÑOR A: Pero si ya cobran menos que el salario interprofesional y trabajan 50 horas a la semana.

SEÑOR B: ¿Y?

DESTINO: @lmaertabe sabía que a estas alturas de suu conversación A y B estaban junto al contenedor. Por eso permanecía inmóvil. Quería abrir la tapa y ver quiénes eran esos dos tipos pero si se movía se darían cuenta. Quieto. No te muevas.

SEÑOR A: Creo que con lo que ganan los trabajadores de este medio de comunicación no son el principal problema de gasto.

SEÑOR B: ¿Qué pretendes hacer? ¿Echar a los directivos?

SEÑOR A: Ahora ya hay casi más directivos que trabajadores. Director, subdirector, directores de área, director de contenidos… son muchos para nuestra infraestructura. Y cobran mucho por no hacer casi nada… quizá alguno…

SEÑOR B: ¿Quieres empezar por ti?

DESTINO: Silencio.

SEÑOR A: Ok, trabajadores. Ahora, no sé cómo vamos a sacar adelante esto.

SEÑOR B: Da igual. Lo importante es el poder político que nos da seguir abiertos.

DESTINO: Desde luego, todo esto no era algo que @lmartabe no conociera. Pero estando cómo están los tiempos…

@LMARTABE: Seguro que éste es uno de los problemas de la crisis. Desde luego, me ahorro llevar el curriculum a esta empresa. ¡Para lo que va a valer!

DESTINO: Razón tienes pobre desgraciado. Los dos personajes continuaron su marcha y fueron abandonando el plano auditivo de nuestro antihéroe quien quedó dubitativo en su cubil. Pensó en suicidarse, en un glorioso harakiri. Pero se dio cuenta de que lo lamentable de estos dos personajes, su manera de pensar, debía ser un revulsivo en su vida.

@LMARTABE: He de pelear. Quizá pueda luchar contra el sistema. Quizá pueda contarle al mundo lo que he escuchado. Que se sepa la verdad de las cosas.

DESTINO: Un estruendo sonó fuera del contenedor. @lmartabe permaneció inmóvil. Pero pensando.

@LMARTABE: No voy a seguir escondido por más tiempo. He de salir aquí y decirles a todos que se equivocan. Que ser periodista no es soportar mierda. Que no es esperar en un contenedor mientras te cae la mierda por los hombros. Que el mundo puede cambiar.

DESTINO: @lmartabe abrió con fuerza la tapa del contenedor dispuesto a guerrear. Respiró. El aire fresco penetró en sus pulmones y las estrellas se convirtieron en su techo justo en el momento en que un camión de la basura elevaba el contenedor y vertía todo su contenido en su trituradora interior.

@LMARTABE: ¡¡¡¡Noooooooooooooooooooo!!!!

DESTINO: Una vez más, @lmartabe había muerto. Descanse en Paz, si puede.

Sobre Luis Miguel Artabe 337 Artículos
Periodista, profesor, psicólogo de masas y #CommunityChamán. Como no me gusta la realidad me invento otra. Si vas contracorriente, soy tu salmón.

1 Comentario

1 Trackback / Pingback

  1. Buscar trabajo « Memorias de un pez ahogado

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.